Consiste en la disminución de tamaño o cierre del punto lagrimal, que es el inicio del conducto lagrimal y que está en contacto con la superficie ocular.

 

Puede ocurrir de forma  congénita o adquirida por inflamación palpebral u ocular persistente, también por traumatismos de la vía lagrimal superior.

 

El tratamiento de la estenosis del punto lagrimal consiste en la apertura quirúrgica del punto o también en casos seleccionados, en la colocación de un tapón lagrimal perforado, procedimientos que se hacen con anestesia local y que no requieren hospitalización .